10 interesantes datos sobre Manfred Von Richthofen: El Barón Rojo.

Richthofen fue considerado como un verdadero héroe, no solo por sus compañeros,, sino también por sus enemigos. Se le respetaba como a un verdadero caballero del aire, pues este as alemán de la Primera Guerra Mundial, permitía a sus víctimas malheridas escapar. Así podría dar cuenta de ellas más tarde pero en igualdad de condiciones.

1En la caballería

Muy pocos saben que Manfred Von Richthtofen, sirvió en la Caballería de Reconocimiento durante los primeros meses de la Primera Guerra Mundial. Vio acción en Rusia, Francia y Bélgica. Con la llegada de la guerra de las trincheras, las operaciones tradicionales de caballería quedaron obsoletas y su unidad fue desmantelada. Todos sus integrantes fueron destacados a efectuar labores como mensajeros y operadores de teléfono. Aburrido por no poder entrar en acción, escribió a sus superiores una solicitud para ser transferido al Servicio Aéreo que decía “No vine a la guerra para entregar queso y huevos”.

Imagen: Wikimedia Commons.

2Un mal comienzo

La carrera de piloto militar de Manfred Von Richthofen, tuvo verdaderamente un comienzo más que desastrozo. Cuando se unió al Kampfgeschwader 2 (Escuadron de Bombarderos No. 2) que empleaba el Albatros C.III biplaza, se mostró como un piloto de cualidades muy pobres,  muy debajo del promedio normal. Le era extremadamente controlar su aeronave. Cuando por primera vez se le entregó el control de la aeronave, terminó estrellándose. Su instructor incluso llegó a pensar que nunca sería un buen piloto.

Imagen: Dominio Público.

3El origen de su sobrenombre

EL apodo de “Barón Rojo” de Manfred Von Richthofen, se debe en parte a que era un miembro de la nobleza alemana, exactamente un Freiher, palabra que significa “señor libre” y que es el equivalente al título de “barón”. Este titulo, vendría posteriormente a unirse al color del aeroplano que pilotaba en sus misiones de combate, un triplano  Fokker Dr.I  totalmente pintado de rojo.
Quizás este fue el sobrenombre más popular de todos, pero en el frente además se le conocía como Der Rote Kampfflieger “El piloto del caza rojo” entre otros.

Réplica del Foker Dr.I piloteado por el Barón Rojo. Imagen: Entity999,

4El circo volador

En 1917 Richthofen se convirtió en el líder del Jasta 11 y posteriormente del Jagdgeschwader 1 (ala de combate) conocida como “El circo volador Richthofen” o simplemente como el “Circo de Richthofen”. El singular nombre se debe a los brillantes colores que los pilotos empleaban para pintar sus aviones (está visto, no había mucho noción del concepto “camuflaje”, por lo menos para las unidades aéreas)  y por que la unidad era constantemente transferida de un sector a otro, estableciéndose en tiendas de campaña (similares empleadas por los circos) y haciendo uso de improvisadas pistas de despegue/aterrizaje.

El Circo Volador. Imagen: allwidewallpapers.com

5Sus victorias

Aunque el avión más asociado con el legendario piloto alemán es el Foker Dr.I  pintado casi totalmente de rojo, Manfred Von Richthofen obtuvo la gran mayoría de sus victorias aéreas detrás de los controles de un biplano Albatros D.II  Estos biplanos formaron parte del equipamiento inicial de la Jagdstaffel 2 (Jasta 2), el primer escuadrón de caza especializado en el servicio aéreo alemán.  Este avión también fue piloteado por el reconocido as alemán Oswald Boelcke.

Albatro D.II similar al empleado por el Barón Rojo. Imagen: Dominio Público.

6Herido en la cabeza

Richthofen recibió una sería herida en la cabeza el 6 de julio de 1917 quedando parcialmente ciego de manera temporal. Esta lesión requirió de una serie de operaciones a fin de remover astillas de hueso incrustadas alrededor de la herida. Muchos creen que esta herida le habría causado secuelas permanentes pues desde ese entonces, Richtofen sufriría de nauseas y dolores de cabeza después de cada misión además de un perceptible cambio en su temperamento. Muchos incluso van más allá y vinculan estas secuelas a su posterior muerte.

Richthofen con la cabeza vendada posa al lado de su padre. Imagen: Public.Resource.Org vía Flickr.

7¡Kaputt!

A las 11 de la mañana del 21 de abril de 1918, Richthofen recibió un impacto de bala que daño severamente su corazón y pulmones cuando se hallaba persiguiendo un Sopwith Camel a muy baja altura. Haciendo un último esfuerzo, logro hacer un aterrizaje forzoso en Morlancourt, territorio controlado por la fuerza aérea australiana. Fueron muchos los testigos que observaron este hecho. Personal militar y médico no tardó en llegar al lugar donde se hallaba el avión de Richthofen a quien encontraron mortalmente herido y escucharon decir su última palabra “¡Kapput! (¡Se acabó!)

Los restos del Focker DR.I ya desbaratado por las fuerzas australianas. Imagen: Dominio Público.

8Desmantelado

Al confirmar las fuerzas australianas que se trataba nada más y nada menos que del Focker DR.I del legendario Barón Rojo, comenzaron a llegar tanto curiosos como cazadores de souvenirs, quienes comenzaron literalmente a desmantelar el malogrado triplano del as alemán. Insignias, instrumentos del panel, porciones del fuselaje y pertenencias personales fueron retiradas en minutos. Sólo los componentes más pesados pudieron ser conservados (ametralladoras, motor y armazón).

El motor del Focker Dr.I de Richthofen en exhibición en el Museo Imperial de Guerra en Londres. Imagen:Scargill via Wikimedia Commons.

8Victorias

Durante mucho tiempo el número total de victorias del Barón Rojo fue puesto en duda, pues se creía que aquellos 80 derribos, eran en realidad una cifra “inflada” para fines propagandísticos. De hecho el número de victorias de Richthofen ha sido reconocido como “inusualmente bien documentado”. Incluso, esta cifra no contempla algunas de sus victorias que ocurrieron detrás de las lineas enemigas. Del total de victorias, sólo 19 fueron obtenidas mientras volaba el Focker Dr.I. El resto las consiguió pilotando el Albatros D.II.

Richthofen (sentado en el avión) posa con el “Circo Volador”. Imagen: Bundesarchiv Bild vía Wikimedia Commons.

10Honores

El cuerpo de Richthofen fue sepultado en medio de grandes honores. Se dispararon salvas y  seis oficiales del Escuadron #3 de la Real Fuerza Aérea Australiana, llevaron el féretro hasta el lugar del entierro. Integrantes de escuadrones aliados presentaron arreglos florales en los que se podía leer “A nuestro gallardo y valiente enemigo”.  Se dice que durante su entierro, los otrora enemigos de Richthofen, volaron en formación de “Missing Man”, un saludo militar presentado a un compañero caído.

Cortejo fúnebre de Richthofen. 22 de abril de 1918. Imagen: Dominio Público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *