Después de 16 cirugías, el “hombre árbol” vuelve a usar sus manos


Luego de haber pasado casi un año en el hospital, Abul Bajandar conocido más popularmente como el “hombre árbol” ha vuelto a ganar total control sobre sus manos, las que por más de una década tuvo inutilizadas debido a una rara condición.

Hace poco más de 10 años, las extremidades de este joven habitante de Bangladesh comenzaron a llenarse de lo que parecían inofensivas verrugas, las con el tiempo fueron creciendo,  al punto de deformar sus manos y dejarlas inservibles.

Las verrugas comenzaron a aparecer en mi pierna cuando tenía 15 años. Duelen mucho y el dolor aumenta cuando muevo los miembros.

El joven, quien depende de la ayuda de sus familiares para asearse y alimentarse, a consecuencia de su enfermedad, tuvo que abandonar su empleo como conductor de moto-taxi.
Los familiares Abul buscaron ayuda incluso en Calcuta, en la India. Ningún médico era capaz de diagnosticar su rara enfermedad. Los tratamientos que le recetaban, en algunos casos solo empeoraron su condición.

Pero los sufrimientos de Abul Bajandar tenian los días contados, pues el hospital de la Facultad Médica de Dhaka, se ofreció a tratar su caso gratuitamente.

La cura de Bajandar fue un hito notable en la historia de la ciencia médica“, dijo Samanta Lal Sen, coordinador de la cirugías plásticas llevadas a el Hospital del Colegio Médico de Dhaka.

Le operamos al menos 16 veces para eliminar las verrugas. Las manos y los pies están ahora muy bien. Él será dado de alta dentro de los próximos 30 días después de un par de cirugías menores para perfeccionar la forma de sus manos “, dijo Sen.

Sen cree que Bajandar podría convertirse en la primera persona en curarse de la enfermedad, siempre que las verrugas no vuelvan a crecer. Solo el año pasado, un hombre indonesio murió a causa de la extraña condición genética.

Hablando desde su cama en el Hospital de la Facultad de Medicina de Dhaka, que lo ha estado tratando de forma gratuita, Bajandar dijo que el dolor de su condición había sido “insoportable”.

Nunca pensé que alguna vez sería capaz de sostener a mi hijo con mis manos“, dijo, mostrando una mano vendada. “Ahora me siento mucho mejor, puedo sostener a mi hija en mi regazo y jugar con ella. No puedo esperar para volver a casa”.

Bajandar, que proviene de un pueblo pobre en el distrito costero del sur de Khulna, se convirtió en una celebridad después de que su condición fue ampliamente cubierta en los medios locales e internacionales. Conoció a su esposa Halima Khatun antes de que contrajera la enfermedad. Los tres han vivido en el hospital desde que ingresó en la primera cirugía hace casi un año. “Probablemente sea el paciente más amado y que permanece más tiempo en este hospital“, dijo el médico de guardia Nurun Nahar.

 

 Inicialmente, Bajandar pensó que las verrugas eran inofensivas, pero finalmente le cubrieron las manos y los pies, lo que le obligó a dejar de trabajar. Ahora planea establecer una pequeña empresa con donaciones recibidas de simpatizantes de todo el mundo. “Estaba tan preocupado por criar a mi hija“, dijo. ‘Espero que la maldición no vuelva otra vez‘.

Responder