Los enigmas de Stonehenge

Stonehenge  es uno de los rompecabezas arqueológicos más grandes del mundo. Su construcción y propósito son temas de intenso debate, pero nadie ha logrado probar nada concreto sobre por qué está ahí o lo que significó para los pueblos antiguos. Quién sabe por qué las civilizaciones tuvieron necesidad de construir estos anillos circulares de piedra. Sin embargo, basados en el esfuerzo invertido y el tiempo que se tardó en construir (más de mil años), muy seguramente este lugar fue de gran importancia.

Los anillos

Una característica importante de Stonehenge son los anillos. El círculo de piedras cerca del centro esta compuesto por Trilitos (dos piedras verticales que sostienen una horizontal). Alrededor de los Trilitos hay una serie circular de piedras de granito que se erigieron entre 2400-2200 AC. Los estudiosos han concluido que los bloques de granito son originarios de las montañas Preseli en Gales. De alguna manera fueron transportados 150 millas hasta su ubicación actual.

 

Cada piedra pesa varias toneladas y habían aproximadamente unas 60 piedras. Una teoría frecuente es que los bloques de granito fueron transportados por varios centenares de hombres. Muchos de estos bloques han desaparecido y no se sabe con certeza dónde están.

Fotografía de Stonehenge tomada durante la Primera Guerra Mundial.

El anillo exterior es foco de numerosos estudios y objetivo de miles de fotografías. Se divide en dos grupos: las piedras verticales, conocidas como sarsen, y piedras horizontales llamadas piedras dintel, colocadas encima del sarsen. Cada piedra sarsen pesa unas 40 toneladas y actualmente hay 17 sarsen  de pie en el círculo.

Algunos académicos han afirmado que el sitio fue originalmente un monumento a la tierra, tallado con huesos animales empleados como herramientas. Fue varios miles de años más tarde que las primeras piedras se colocaron en esos surcos y patrones.

Mientras existen solamente algunas teorías de cómo fue construido, hay varias sugerencias de quién construyó la estructura que abarcó muchas generaciones de trabajadores.

La gran mayoría de las personas conoce la teoría de las piedras que fueron colocadas por los poderes sobrenaturales de los antiguos druidas. Pero, de hecho, Stonehenge había existido por lo menos 2000 años antes de que los druidas vivieran en la zona. De hecho, excavaciones que desenterraron pedernal, hueso y alfarería, indican que la zona estaba habitada por pueblos antiguos, mucho antes de que las piedras gigantescas fueran instaladas.

Otra conjetura concluye que un grupo ahora llamado la “Cultura del vaso” (usaron alfarería para la confección de contenedores) podría haber construido la estructura. Las leyendas arturianas proclaman que fueron colocadas por el mago Merlín en el siglo V dC, en reconocimiento a los soldados que habían caído en batalla. Él fue capaz de levantar las pesadas piedras porque se transformó en ser de más de seis metros de altura.

¿Para qué se utilizó?

Algunos han postulando que se trata de una herramienta astronómica, un calendario, o un lugar para la adoración. Otras suposiciones incluyen que las piedras son en realidad algún tipo de instrumento o alguna manera de comunicarse con los pueblos vecinos.
El Profesor O’Connell de la Universidad de Virginia nos dice sobre Stonehenge:

Una línea dibujada por la proyección del “Heelstone”, que se encuentra en la línea central de la “avenida”, apunta hacia el amanecer durante el solsticio de verano. El reverso apunta a la puesta de sol durante el solsticio de invierno. La Heelstone es una piedra situada fuera de las estructuras circulares entre dos orillas paralelas.

Representación de cómo luciría el complejo de Stonehenge completo. Wikimedia Commons

Otra teoría sostiene que Stonehenge y el área circundante se utilizaron como cementerio. En el suelo que rodea al henge se han encontrado reliquias y montículos funerarios de personas enterradas.

Stonehenge durante el solsticio de verano del 2014. Crédito Paul Townsend.

Responder