Evidencia de OVNIs en el arte Religioso Bizantino…

Cinco pinturas del arte religioso bizantino y medieval que según autores de diversos sitios “especializados” en el tema OVNI, nos presentan evidencia “contundente” de avistamientos de naves espaciales, astronautas y hasta de “encuentros cercanos” con seres de otros mundos. Desengáñese a continuación.

1La crucifixión de Cristo

Este a uno de los casos más sensacionalistas, entre los publicados en muchos sitios especializados en el tema de Objetos Voladores No Identificados, pues su argumentación principal está tristemente basada en la mal-interpretación que tienen, sobre el significado de una obra de arte, porque sólo aquellos que no conocen el simbolismo artístico de la época, pueden afirmar que hay elementos misterioso e incongruentes. Para muchos UFÓlogos, esta obra suministra “evidencia” contundente, que se da bajo la forma de “naves espaciales” con “astronautas” incluidos…

Fresco de la Crucifixión de Cristo, en el monasterio Visoki Decani. Visibles en las esquinas superiores de la imagen se hallan los dos supuestos Objetos Voladores No Identificados, astronautas incluidos. Wikimedia. Creative Commons.

Esta Crucifixión, pintada en las primeras décadas del siglo XIV, se encuentra en el tercer nivel de la cúpula en el Monasterio Visoki Decani en Kosovo, y los ovnis serían los dos objetos extraños a cada lado de la cruz. De ellos vemos un acercamiento:

Ampliación de los supuestos objetos voladores no identificados en cuyo interior se aprecia a los supuestos “tripulantes”-

En este caso, los autores de estos sitios afirman que sin lugar a dudas, se trata dos naves tripuladas. En la página Edicolaweb se puede leer: “Yugoslavia, el monasterio de Visoki Decani, el fresco de la primera mitad del siglo XIV. Puedes ver las dos esquinas superiores, dos cápsulas espaciales pilotadas”.

“Se reprodujeron dos objetos aeronáuticos, con una persona en el interior, que se extienden sobre la escena que representa a la Crucifixión. Los frescos han permanecido desconocidos hasta 1964, cuando fueron fotografiados con un teleobjetivo, porque las imágenes se encuentran a unos quince metros de altura. El autor de las fotos, Aleksander Paunovich, analizándolos, vio dos objetos. En el primero, un hombre parece conducir el objeto, mientras que mirando hacia atrás, vigila la trayectoria de la `aeronave’ que le sigue”.

Pero lo que los autores de estos sitios desconocen, es que en realidad se trata de la representación del sol y de la luna. La Crucifixión de Decani no contiene naves “espaciales”, sino que sigue un modelo iconográfico tradicional muy difundido en la Edad Media.  En los extremos de la composición, en la misma posición del fresco de Decani, el Sol y la Luna se representan con aspecto humano, testigos de la Crucifixión. En ambas obras de arte, los personajes que representan el Sol (izquierda) y la Luna (derecha) miran hacia la Cruz en el centro de la composición, y no se trata de un “tripulante” observando la nave que le sigue.

Según la antigua tradición iconográfica de la Crucifixión, común a Oriente y Occidente, el misterio de la muerte de Cristo se representa con dos” testigos “cósmicos del evento salvífico: el sol y la luna. No solo expresan el alcance universal de la salvación de Cristo en la cruz, sino que de alguna manera son el símbolo permanente de la relación entre Cristo (Sol de justicia) y la Iglesia (Selene).

El sol y la luna aparecen con rostros humanos en esta pintura.

La luna con sus fenómenos cósmicos simboliza el misterio de la Iglesia. Su crecimiento y muerte es la imagen de la encarnación y la kénosis del Logos. No brilla con su propia luz, pero proyecta lo que recibe del sol.

El Sol y la Luna representados como personajes con rasgos humanos son visibles en muchas crucifixiones en el estilo bizantino-ortodoxo.

 2El Bautismo de Cristo

Uno de los casos más interesantes de entre los tantos disponibles sobre este tema, es quizás la pintura “Bautismo de Cristo” de Aert de Gelder. Los sitios especializados en “platillos voladores” insisten que en esta pintura, se representaría a un objeto volador no identificado. “De lo que parece ser un disco, emanan cuatro rayos de luz que se se ramifican, iluminando la tierra alrededor del Bautista y Cristo“, así lo sostiene la página de Edicolaweb. Para ellos la extrañeza no está solo en el disco sino también en los rayos.

El Bautismo de Cristo (1710) del pintor alemán Arent de Gelder. En la parte superior de la imagen se distingue un objeto discoidal, desde el que descienden varios haces de luz hacia el lugar donde Cristo es bautizado.bautismo de Cristo. Wikimedia.

Pero resulta que en las Escrituras encontramos cuatro versiones, mediante las que somos testigos de la intervención directa de Dios en la escena del Bautismo:

“Y, saliendo del agua, vio los cielos abiertos y el Espíritu descendiendo sobre él como una paloma. Y se oyó una voz del cielo: “Tú eres mi Hijo amado, en quien me complazco”.

(Mc, 1,10)

“Tan pronto como fue bautizado, Jesús salió del agua; y he aquí, los cielos se abrieron y vio al Espíritu de Dios que descendía como una paloma y venía sobre él. Y he aquí una voz del cielo que decía: Este es mi hijo amado, en quien tengo complacencia “

(Mt 3,16).


«Jesús, también recibió el bautismo, estaba en oración, los cielos se abrieron y el Espíritu Santo apareció sobre él como una paloma, y ​​hubo una voz del cielo: Tú eres mi hijo amado, en ti me complazco”.

(Lc 3,21)


«Vi al Espíritu descendiendo como una paloma del cielo y descansando sobre él»

(Jn 1, 33)

Y esto es justamente lo que el autor intentó plasmar.

3La exaltación de la Eucaristía

Este es un caso bastante peculiar, pues a diferencia de el resto de estos supuestos OVNIs, esta obra del pintor Salimbeni, cuenta con un refrente real que casi todos conocemos, razón por la cual ha sido bautizado como el “Sputnik” de Montalcino. Así es como este objeto, pintado por Ventura Salimbeni (a menudo llamado Bonaventura Salimbeni) a finales del siglo XVI en la iglesia de San Pedro de Montalcino, es definido por los sitios  que tratan de objetos voladores no identificados. Por ejemplo, en la página Edicolaweb se dice que el objeto “recuerda los satélites artificiales rusos”. El mismo concepto se puede encontrar en otra página “el objeto que reina sobre el centro de la pintura (…) es una imagen que nos recuerda la década de 1950, cuando los rusos comenzaron a explorar el espacio poniendo en órbita los primeros satélites artificiales llamados Sputnik “.

Glorificación de la Eucaristía pintada a finales del siglo XVI por el pintor italiano Ventura Salimbeni, conocida como el “Sputnik” de Montalcin.

De hecho, incluso esta pintura no es muy diferente de muchas otras de este tipo, en las que lo que se ha querido es representar a la Trinidad. En todas estas pinturas vemos a Jesús, el Espíritu Santo en la forma de una paloma y a Dios Padre. Entre los personajes de la Trinidad, se haya el “Globo de la Creación” o “Esfera Celestial”, que en realidad no representa en particular a la Tierra sino a todo el Universo. En muchas de estas pinturas, los cetros de mano de Jesús y Dios el Padre, son símbolos del poder divino sobre la creación, pero a menudo se describen como “antenas de Sputnik”.

Satélite artificial ruso Sputnik I: No hace falta decir, que si bien es cierto hay ciertas semejanzas, es descabellado inferir que por ellas, estamos hablando del mismo objeto.

La más similar a la de Montalcino es una pintura que representa la Trinidad, expuesta en la Basílica del Santo Sepulcro en Jerusalén (foto de Marco Bianchini)

4La Anunciación de Carlo Crivelli

Los autores de muchos sitios “especializados en OVNIs” están asombrados con la Anunciación de Carlo Crivelli, pero no por razones artísticas, ni por la belleza de la obra, ni mucho menos por la perfección de sus detalles … Les resulta extraño que en esta pintura, haya una rayo que desciende desde un objeto discoidal ubicado en el cielo, mismo que cae sobre la Virgen, luego de haber atravesado a la representación del Espíritu Santo.

Imagen en la que se representa la escena de la Anunciación a la Virgen María pintada por el italiano Carlo Crivelli en 1486. El haz de luz representa a María siendo impregnada por el Espíritu Santo. Dominio Público.

Ellos reclaman, que el rayo parte desde lo que en realidad es un objeto volador no identificado  que se encuentra en las nubes. Para demostrarlo, suelen publicar un acercamiento de aquella imagen:

Ampliación de la imagen que permite apreciar supuesto OVNI.

En otro sitio web, especializado en el tema OVNI, se publicó un artículo bajo el título de “Los ovnis de Crivelli”, en el que se afirma que el objeto en el cielo se parecería a un OVNI, que supuestamente fue   avistado en Veneto en 1999. :

“El objeto volador (porque esta no es una entidad abstracta, que no podemos identificar) podría haber sido avistado directamente por Crivelli,  podría haber leído sobre él en algunas crónicas antiguas o podría haber oído hablar sobre el mismo de boca se  de sus conocidos, informando de un hecho que en realidad sucedió con los medios más familiares para él: la pintura!” .

[…]sin embargo, es la peculiaridad del cuerpo nublado la que llama nuestra atención: este parece casi sólido, con una estructura circular y decididamente diferente a la de las nubes circundantes. Solo podría ser el círculo solar (emanación directa de la energía divina) o un objeto realmente visto por Crivelli y representado aquí por él. Como prueba de esta segunda hipótesis, la “solidez” del objeto, que no es una entidad abstracta, es llamativa; además, uno no puede sino reconocer la similitud de la ‘nube’ con un OVNI avistado recientemente en enero de 1999 en Veneto. Que el lector juzgue “.

 

 

5La Virgen con el Niño y San Juan

Esta es la pintura que más hizo que los ufólogos discutan, pues alegan ver en la parte superior derecha, detrás de los hombros de la Virgen, el testimonio de un “encuentro cercano” con un objeto volador no identificado. En la escena en cuestión vemos a un personaje que, con una mano en su frente, mira hacia una aparición en el cielo. Con él, se aprecia ademas a un perro que incluso mira hacia el extraño objeto.

En un artículo de Daniele Bedini, publicado en UFO News – n. 7 (julio – agosto de 1996) dice: “hay una presencia clara de un objeto aéreo, cable gris, inclinado hacia la izquierda y provisto de una cúpula o torre, aparentemente identificable como un objeto volante de forma ovoide en movimiento “.

La supuesta escena que representa un contacto con naves espaciales se observa sobre el hombre de la Virgen María, a la derecha. Imagen: Wikimedia Commons.

Tras la expulsión de los Medici en Florencia se estableció la República. La prédica de Fra Savonarola orientada de manera teocrática, ejerció una supervisión estricta, incluso llegando a la implementación de las “hogueras de las vanidades” públicas entre 1496-97, cuando se jugaban a las cartas, los dados, los peinados, los ornamentos, los libros considerados obscenos se recogían y se quemaban en la plaza, hasta las pinturas y los objetos preciosos. La predicación de Savonarola influenció grandemente las obras de arte de ese período, y varios artistas, como Sandro Botticelli, llegaron a negar la cominación cristiano-pagana de muchas obras anteriores inspiradas en los conceptos del neoplatonismo, para pintar temas místicos en un estilo más “puro”, pero también más rígido, arcaico y didáctico.

De esta manera, lo que apreciamos en esta imagen, es realmente el anuncio a los pastores, narrado en el Evangelio de Lucas:

“Había algunos pastores en esa región vigilando a su rebaño por la noche. Un ángel del Señor se presentó ante ellos y la gloria del Señor los envolvió con luz. Fueron llenados con gran espanto, pero el ángel les dijo: “No tengan miedo, he aquí, les anuncio un gran gozo, que será de todo el pueblo: hoy nace en la ciudad de David un salvador, Cristo el Señor … “.

Ahora, entendiendo el contexto y sin hacer mucho esfuerzo, podemos ver a la Virgen María, en el interior de un pesebre, acompañada además por dos figuras típicas del mismo, visibles a la derecha: La vaca y el burro. Así queda también en claro, que la escena que describe al supuesto avistamiento OVNI, no es otra cosa que el anuncio del nacimiento de Jesús a los pastores. ¿Qué cosas no?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *