La lanza del destino o Lanza Sagrada

Compartir:

El primer documento que habla de esta lanza es por supuesto la biblia, específicamente el Evangelio de Juan (19:33-34), según dice el documento, los soldados romanos esperaban romper las piernas de Jesús para acelerar su muerte, pero como lo encontraron ya muerto, decidieron asegurarse atravesando su costado con una lanza, del que brotó de inmediato sangre y agua.

“Pero al llegar a Jesús, como lo vieron ya muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le atravesó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua.”

Juan (19:33-34)

Si bien es cierto que el nombre del soldado que atraviesa el costado de Cristo no es mencionado en la Biblia, existen referencias muy antiguas, como la del evangelio apócrifo de Nicodemo, de fecha desconocida, pero datado alrededor del siglo IV, también conocido como los “Hechos de Pilato”, el soldado es identificado como un centurión llamado «Longinos» («Longinus» en latín) en el que además se menciona a los ladrones crucificados junto a Jesús: Gestas y Dimas.

Longinos al momento de atravesar el costado de Cristo

Uno de los personajes que mas fascinación tenia por la lanza era Hitler, que hizo lo imposible para conseguirla. Nadie puede afirmar que la lanza ayudó a Hitler a conseguir sus objetivos, pero es indudable que la tenia y sabia mucho acerca de su historia.

Poco antes de la segunda guerra mundial, Heinrich Himmler, quien se convirtió en la cabeza de un grupo secreto de la SS, formó “El gran Concilio de Caballeros”, destinado a encontrar y proteger la lanza.
Se ha reportado más de una vez, el uso de una réplica en ceremonias de esta orden en el castillo de Wewelsburg.
Cuenta la historia, que Hittler llevó a Alemania a un maestro japones, experto en la fabricación de espadas, quien se encargo de crear una replica exacta, que fue mostrada en exhibición en Nuremberg.

En las últimas horas de la guerra, Hittler personalmente escogió a un hombre, quien mas tarde seria identificado como el Coronel. Maximilian Hartmann, a quien le encargó sus mas preciadas posesiones, incluidas la Lanza del Destino, para ser llevadas vía submarino a una base en la Antártica.

Recién en 1974, esta orden de caballeros, fue re organizada nuevamente por Hartman en persona, sólo que esta vez, los uniformes militares habían sido reemplazados por elegantes trajes de negocio.
Los registros de la misión de Hartman detallan serie de cambios constantes de vuelos, botes y finalmente un helicóptero, en el que habría arribado a la Antártica junto con 3 miembros más de la orden.

La localización de la entrada de la supuesta base.

Localizaron la entrada a la base y removieron las laminas de acero que la protegían, revelando un túnel fabricado completamente de acero que recorría desde la entrada hasta el centro de la montaña. Al final de este túnel, se encontraba el preciado tesoro, en múltiples cajas, muchas y demasiado pesadas para ser llevadas todas a bordo del helicóptero, algunas fueron dejadas atrás.
Recuperado el tesoro, Hartman y su equipo regresaron a Brasil en donde no tuvieron dificultad para hacer sacar del país la lanza, declarándola en la aduana como un objeto de arte. Regresaron a Alemania, en donde vivieron como prósperos hombres de negocios.

Según dicen, los anteriores dueños de la lanza como Carlomagno o Barbarroja, tuvieron un fin similar al separarse de ella, pareciera una maldición, cuando el dueño se separa de la lanza, este es derrotado.

Compartir:

Responder

Web
Analytics Made Easy - StatCounter