La Leyenda de El Dorado. ¿Evidencia reciente?

Compartir:

Esta es quizás una de las más conocidas leyendas no solo a nivel latinoamericano, sino también a nivel mundial. Se trata de la leyenda de El Dorado o el Paititi, la mítica ciudad de oro, en donde el Inca caminaba sobre calles cubiertas de oro. Esto es muy probablemente una exageración que tiene la finalidad de ilustrarnos de cuan común o cuan abundante era el precioso mineral en aquel lugar.
Mucho se ha hablado y escrito sobre esta legendaria ciudad pero muy poco o casi nada ha logrado corroborarse de manera contundente.

El origen de una leyenda.

Paititi estaría ubicada a unos 200 leguas al este del Cuzco, de difícil acceso y escondida (tal cual lo estuvo Machu Pichu) muy probablemente en el área comprendida entre Perú, Bolivia y Brasil.
Cuenta la historia, que el cacique de Guatavita se enamoró de una damisela miembro de una de las tribus de la región. Se casaron y fruto de su vida conyugal tuvieron una niña. Pasó el tiempo y el amor entre ambos se fue marchitando, a consecuencia de la rutina del cacique, alejado de su familia por las ocupaciones propias de su cargo que además dieron pie a constantes infidelidades.
Bajo estas circunstancias, la cacique pone sus ojos en otro varón, un joven guerrero, con el que se encontraba de manera furtiva y muchas veces de manera poco prudente. No tardó el cacique en enterarse de la infidelidad de su esposa y se ordeno la ejecución del muchacho quien se le arrancó el corazón.

No mucho mas tarde, esa misma noche, una gran ceremonia tenía lugar, una fiesta con música, danzantes, comida y bebida.
El horror de la cacique no podría ser mas grande, al ver el corazón de su amante servido servido en la mesa, tomó a su hija y corriendo, huyó hasta llegar a la laguna de Guatavita y allí desapareció.
Como nunca se valora lo que se tiene hasta que se ha perdido, el cacique ordenó recuperar a su mujer a toda costa. Recibió como respuesta que eso ya no era posible, que en el seno de la laguna, ella había sido desposada por una serpiente. No conforme con la respuesta, ordenó que por lo menos, rescataran a su hija. Así lo hicieron, pero el cacique pidió la regresaran con su madre , pues nadie se había percatado que la pequeña ya no tenia ojos. Entonces el cacique finalmente decide perdonar la infidelidad de su mujer y le promete ofrendas, mismas que llegaban en la forma de figuras de oro y esmeraldas las que eran recogidas como tributo por la ahora diosa benefactora del lugar. El cacique atormentado por los recuerdos y la culpa, no vaciló en hacer las ofrendas mas exquisitas cada vez.

La leyenda de El Dorado.

 

Según consta en una crónica de Juan Rodríguez Freyle:

«…En aquella laguna de Guatavita se hacía una gran balsa de juncos, y aderezábanla lo más vistoso que podían… A este tiempo estaba toda la laguna coronada de indios y encendida por toda la circunferencia, los indios e indias todos coronados de oro, plumas y chagualas… Desnudaban al heredero (…) y lo untaban con una liga pegajosa, y rociaban todo con oro en polvo, de manera que iba todo cubierto de ese metal. Metíanlo en la balsa, en la cual iba parado, y a los pies le ponían un gran montón de oro y esmeraldas para que ofreciese a su dios. Entraban con él en la barca cuatro caciques, los más principales, aderezados de plumería, coronas, brazaletes, chagualas y orejeras de oro, y también desnudos… Hacía el indio dorado su ofrecimiento echando todo el oro y esmeraldas que llevaba a los pies en medio de la laguna, seguíanse luego los demás caciques que le acompañaban. Concluida la ceremonia batían las banderas… Y partiendo la balsa a la tierra comenzaban la grita… Con corros de bailes y danzas a su modo. Con la cual ceremonia quedaba reconocido el nuevo electo por señor y príncipe».

Fragmento del texto tomado de Wikipedia.

Representación del ritual.

Otras historias cuentan que Paititi fue una suerte de ciudad refugio.

Luego de la muerte del Inca Atahualpa a manos de Pizarro, Toparpa (El Títere) es nombrado como nuevo Inca, mismo que sería a su vez reemplazado por Manco Inca, quien al darse cuenta de los abusos de los españoles y de la falsedad de sus promesas, dió inicio a la resistencia desde Vilcabamba misma que se prolongó por 40 años. A la par, todo el oro y las riquezas restantes del imperio fueron secretamente llevadas fuera del Cuzco por el hermano de Atahualpa, Choque Auqui quien al descubrir cuenta de la razón de la codicia española, decide poner todos estos tesoros fuera de su alcance.
Cuando cae la capital del imperio, Pizarro y sus hombres se dan con una gran sorpresa. La mayor parte del botín había ya desaparecido. Iracundo, Pizarro interroga a varios lugareños intentando obtener de sus bocas la ubicación del Inca: “cerca de la unión de los ríos Paititi y Pamara”…

Su posible ubicación

Como vemos, la ubicación posible de El Dorado se dificulta mucho debido a que estas leyendas tienen como referencia zonas geográficas muy distantes entre si. Guatavita esta ubicada en Cundinamarca Colombia, mientras que Paititi como ya vimos, en algún lugar cerca de la frontera entre Brasil y Bolivia.

Mapa mostrando la posible ubicación de El Dorado.

 

La búsqueda

Desde aquellos días en los que se tuvieron indicios de su posible existencia, innumerables expediciones fueron llevadas a cabo.
En 1,580 Antonio Sepúlveda, un comerciante de de la ciudad de Santa fe de Bogotá, decide usar a un ejercito de indios para desaguar el Guatavita y dejar así al descubierto el tan preciado tesoro. Para este fin, se construyó un enorme canal mismo que mas tarde se derrumbaría ocasionando la muerte de muchos de los trabajadores. Esto marcó el fin de dicha expedición, pero Sepulveda no se iba con las manos vacías, habría logrado recolectar algunas piezas de oro e incluso una esmeralda “tan grande como un huevo”.

En el año 1,990 Roberto Tovar, reconocido periodista de origen Colombiano, lidera una nueva expedición a Guatavita. Esta expedición logro determinar que la laguna habría sido secada artificialmente muy presumiblemente entre los años 1,900-1,906 (saqueada?). No se encontró evidencia alguna de la existencia de El Dorado en el lugar. Cabe resaltar que tampoco puede ser negada de manera rotunda su posible saqueo, pero mayor información que confirme esta sospecha es requerida. En todo caso de haber ocurrido, fue muy posterior al periodo de la conquista.

El hermano de Francisco Pizarro, Gonzalo, encabezó personalmente una de estas expediciones, que termino internado a su incauto grupo de soldados en el salvaje Amazonas. Muchos hombres se perdieron debido a la falta de conocimiento de las criaturas y plantas ponzoñosas de todo tipo que allí, como es lógico abundan. Esta diezmada expedición no tuvo mas remedio que regresar a Quito.
Muchas otras expediciones mas serian lanzadas. Todas corrieron la misma suerte.

Expediciones recientes

En el año 1,987 el explorador Chileno, Rolando Stevenson se internó en la selva amazónica de Brasil logrando encontrar petroglifos con auténticos motivos andinos que se acostaban a los lados de un camino (el camino por el cual el Inca habría evacuado todas las riquezas restantes del imperio). No mucho más tarde hizo el esperado anuncio: El dorado había sido descubierto en la isla de Maracá (Brasil)…Casi de inmediato la Royal Geographic Society de Londres se hizo presente en el lugar y comenzó los trabajos arqueológicos. Según contó el mismísimo Stevenson, sendas y pesadas cajas (presumiblemente cargadas de tesoros) fueron sacadas del lugar rumbo a Inglaterra.

En expediciones llevadas a cabo este milenio, en el año 2,007 para ser mas puntuales, se hizo un nuevo anuncio: El verdadero Dorado, había sido descubierto…
Se trataba de un enorme complejo de ciudades al norte del Cuzco (No al este como indicaba la leyenda) cuya antigüedad fue fechada entre 1,200 y 1,400. Según La historiadora Maritza Villavicencio y el arqueólogo Wilmer Mondragón (Lideres de la expedición), este era un descubrimiento solo comparable al de Machu Picchu. Paredes inmensas perdidas en la jungla, grabadas con petroglifos correspondientes al periodo, parecían confirmar el hallazgo, mas sin embargo, el tesoro de los Incas no pudo ser encontrado:

“Se ha despertado el mito de El Dorado por la cantidad de oro que a simple vista se ve, y no sólo por lo que ya fue extraído y saqueado por inescrupulosos saqueadores,sino por las vetas de oro”

Aquí, los Chachapoyas habrían resistido la conquista del Imperio Incaico, detrás de las paredes de sus amuralladas ciudades.

Este lugar arqueológico fue denominado como “La Joya” y se alza a unos 3,600 metros sobre el nivel del mar.
La zona se encuentra actualmente bajo la protección del gobierno Peruano y vigilancia ha sido implementada para evitar posteriores saqueos.
Aún mas allá de este descubrimiento, las expediciones que buscan el tesoro del Dorado, no se han detenido. Franceses, Ingleses, Alemanes y de otras muchas nacionalidades, están convencidos de que el Dorado, aún esta por ser descubierto.

Nuestro agradecimiento al Dr. Joaquim Cunha da Silva quien tuvo la gentileza de permitirnos hacerles llegar estas imágenes.
Compartir:

About Mr Roboto

Monitor: El Huascar. Disco Duro: Bien duro como buen cholo. Fuente de poder: Oyuco, oca, yuca camote. Video: Nvida por no tner una AMD vision.

Ver todos los posts por Mr Roboto →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *