La verdad sobre la conquista

Compartir:

Esta es la historia de “Mochito” y de cómo el descubrimiento de sus restos óseos ayudaron a desmentir las absurdas crónicas españolas sobre el proceso de conquista del Imperio Incaico.

En el año 2004, se había planificado la construcción de una carretera que atravesaba la zona de Puruchuco. El equipo de arqueólogos de Guillermo Cock que sospechaba la presencia de un cementerio Inca en la zona (debido a pequeños descubrimientos que parecían así indicarlo ) solicitó un plazo durante el cual él y su equipo llevarían a cabo una excavación de sondeo. Durante este proceso sedescubren los restos óseos de un grupo de personas, quienes aparentemente habían sido enterrados en un apuro, sin seguir los ritos habituales de entierro de posicionar el cadáver dentro de la fosa sepulcral en posición fetal, mirando al sol naciente y sin la presencia de más artefactos que los que llevaban consigo al momento de su muerte. Habrían sufrido una muerte violenta y espantosa . Prueba de ello son las múltiples fracturas de cráneo, de articulaciones y amputaciones presentes en las osamentas. Pero esto es sólo el comienzo de la historia…

Representación de un encuentro entre guerreros Inca y españoles.

En 1532, según las crónicas españolas, Pizarro contaba con un desgastado ejercito de no más 200 hombres, cansados ya, mal pertrechados e ignorantes de la naturaleza y los peligros que los rodeaban.
De aquí entonces se desprende la pregunta de rigor. Como es entonces que un ejercito de 200 hombres en tales condiciones logra derrotar a la civilización más grande y avanzada de América del sur y a su poderoso ejercito que los superaba numéricamente y en desmedida proporción?

Por 500 años, las únicas explicaciones que se tenían en esta materia, eran las presentadas por los cronistas españoles.
En estas crónicas los valientes soldados de la madre patria enfrentaban valerosamente a las hordas incaicas haciendo una carga directa de caballería hacia la posición en donde se encontraba el líder, matándolo en un ataque certero y preciso, ocasionando la huida despavorida y desorganizada de los asustadizos indígenas. Nada más lejos de la verdad.

A medida que progresaba la excavación, mayores eran las sorpresas con las que el equipo se encontraba: muchos de los restos presentaban fracturas y mutilaciones jamas antes vistas en restos Incas. Habían tenido en definitiva una muerte extremadamente violeta.

Uno de los restos, presentaba especialmente mayores señales de lo que podría haber sido un ensañamiento desmedido en su contra. Perforación en los huesos del cráneo, evidencia de destructores golpes en la cara, fractura grave del fémur, costillas, amputación de algunos dedos y la fractura de las articulaciones. Habían encontrado a Mochito. Si, ese fue el nombre que le dieron debido a la gravedad de sus heridas y a la amputación de los dedos.
Pero Mochito había sido también alguien importante. Un líder. Así lo indica la tela de color azul usada para envolver su cabeza y la posición en donde había sido enterrado en ese cementerio:en el medio.

Pero como es que la osamenta de un guerrero Inca correspondiente a la época de la conquista española presenta evidencia de haber sido muerto por armas típicamente incas? Y ademas, por qué razón tan solo unas cuantas heridas habrían sido causadas por armas españolas?

Hay que tener en cuenta que el tipo de armas de los guerreros Incaicos (mazos con cabeza de piedra, lanzas, waracas) eran ya obsoletos en Europa hace mas de 2,000 años. En otras palabras, el ejercito Inca representaba para los Europeos, un ejercito correspondiente a la época del cobre.

Representación de la captura del Inca Atahualpa en Cajamarca.

Intentemos analizar esta evidencia usando como base un argumento, mismo que por mucho tiempo tuvo muy poca validez, pero que gracias a Mochito, toma nuevamente vigencia y parece explicarlo todo con asombrosa precisión.

A la llegada de los españoles, el Tawantinsuyo se calcula tenia 10 millones de pobladores y 100 años de existencia durante los cuales se propago en la casi toda región andina de manera incontenible. Considerados el imperio Romano de América, los Incas se habían extendido haciendo uso de tecnologías y recursos propios de civilizaciones avanzadas. El rápido desplazamientos de las tropas por medio de la bien planificada red de caminos era vital importancia para sus fines de conquista.

Pero no todo marchaba de acuerdo a los planes de conquista del Inca, muchos de los pueblos sometidos por el ejercito incaico se habían levantado en armas y ofrecían feroz resistencia, el caso mas notable es el de los Chankas quienes resistieron todos los intentos de conquista hasta que fueron finalmente sometidos por el Inca Pachacutec. Dadas estas circunstancias, muchos de estos pueblos estaban dispuestos a aliarse con los españoles a fin de liberarse del dominio Inca.

Por otra parte, los españoles no eran realmente un ejercito per se, sino mas bien un grupo de aventureros en busca de fortuna. Indisciplinados y analfabetas, hijos en gran parte de campesinos y artesanos, pobladores de la España rural, incluido Francisco Pizarro. Despiadados y adiestrados en el uso de armas pero sin preparación militar. La labor histórica entonces no podía recaer en ellos como es lógico determinar, sino mas bien en cronistas que exageraron las penurias, batallas y victorias de tan glorioso ejercito.

La mejor muestra de estas exageraciones la encontramos en la batalla previa a la captura de Atahualpa, en Cajamarca, en donde este grupo de hombres logra derrotar al séquito imperial y a su escolta.
Capturado el Inca y muerto no mucho mas tarde, las fuerzas de Pizarro se movilizaron al Cuzco, la capital del imperio, a la que sometieron rápidamente…

4 años tardó el movimiento de rebelión Incaico en organizarse y en contraatacar al enemigo invasor, quienes ya les había quedado claro a todas luces, no querían mas que oro y riquezas.

Según consta en las crónicas, el 10 de Agosto de 1536, Francisco Pizarro se encontraba en la ya fundada ciudad de Lima.
En sus afueras, un enorme ejercito Inca, empezaba a ensamblarse en las llanuras de la costa.
Es aquí, en este evento que seria conocido como “El asedio de Lima” y partir de este momento, en donde Mochito como una lejana voz del pasado, nos cuenta todo con lujo de detalles.

El general Inca Quizu Yupanqui llevado en andas y escoltado por sus capitanes, había logrado amasar un ejercito de decenas de miles en las afueras de Lima. Los españoles, según cuentan los cronistas, decidieron jugarse el todo o nada en una “brillante” maniobra. Una carga directa hacia el grupo de Quizu, abriéndose paso rápidamente haciendo uso de la caballería. La estrategia fue todo un éxito y Quizu Yupanqui fue muerto de inmediato ocasionando esto el desorganizado desbande y huida del ejercito incaico. Una vez mas, un puñado de españoles había derrotado valientemente a decenas de miles de guerreros Incas.

Mochito habría sido parte de este ejercito que asedio lima aquel día de Agosto de 1536. Pero la historia que el nos cuenta es muy diferente. El ejercito habría estado conformado por hombres y mujeres y se contaban por miles, no decenas de miles.

Según archivos de los Franciscano encontrados en el convento de San Francisco en Lima, solo se habrían reportado escaramuzas y nunca una gran batalla y los españoles habrían peleado pero siempre resguardados por un grupo de sus aliados incaicos.
De los 70 restos óseos encontrados en aquel cementerio de Puruchuco, solo 3 mostraban señales de haber sido muertos por armas de procedencia española, el resto ha sido muerto por armas de origen incaico.
Mochito habría sido muerto por su propia gente, guerreros Incas.

Esta muy claro que siempre se ha minimizado el papel de la alianza entre rebeldes en contra del imperio incaico y los españoles, pero este ejemplo nos permite ver la real magnitud y la gran importancia de este hecho.
Esto demuestra ademas que Pizarro fue muy hombre muy hábil para negociar con sus aliados y que su supervivencia en el sitio de Lima se debió al apoyo de los padres de su esposa indígena Quispe Sisa, quien se encontraba con Pizarro durante el sitio.

Quispe Sisa, hija de la nobleza de Hauylas, habría mandado mensajeros a su madre pidiendo ayuda para enfrentar a los rebeldes misma que se materializo en la forma de un ejercito que se alineo al lado español.
Es entonces que Quizu Yupanqui, opta por evitar el enfrentamiento contra su propia gente y ordena la retirada. Es durante esta retirada que se da de manera desorganizada donde los españoles, siempre protegidos por un contingente de guerreros de Huaylas, persiguen y finalmente se enfrentan a los rebeldes pero en muy aisladas escaramuzas.

Mochito era parte de uno de estos grupos que se replegaba. En un valiente esfuerzo por defenderse, habría decidido defender su posición. pues el escape era ya imposible. Los españoles a caballo le dieron alcance rápidamente.
Es aquí cuando Mochito es embestido por una carga de lanza de caballería. A causa de esta embestida, presentaba la mandíbula partida en 2, costillas rotas y el esternón fracturado en 3 lugares. El grupo que peleaba con él, habría sido superado numéricamente y vencido. Todos muertos de manera extremadamente violenta. Se ensañaron contra él por haber sido el líder de ese contingente rebelde. Destrozaron sus articulaciones usando mazas de piedra , su rostro, arrancaron algunos dedos y fue finalmente repasado por un jinete español haciendo uso de su lanza 3 veces, tal cual quedo registrado en su cráneo.

Cráneo correspondiente al periodo Inca con una muy visible fractura causada muy posiblemente por un arma contundente.

No mucho mas tarde, los pobladores de Puruchuco, habrían regresado para enterrar a sus muertos, siempre en un apuro, siempre con cuidado y nerviosos por la presencia del enemigo en los alrededores.
Esta breve historia, explica en mucho, como es que se dio realmente la conquista española del Imperio Incaico, la cual difiere y con evidencia contundente, de la versión de los cronistas españoles.

Compartir:

Responder

Web
Analytics Made Easy - StatCounter