Canonical revoca oficialmente su decisión de abandonar la arquitectura de 32 bits

Canonical se ha pronunciado de manera oficial esta mañana y ha revocado (temporalmente) su decisión de descontinuar el desarrollo  de la versión de 32 bits de su popular sistema operativo Ubuntu. El soporte para esta arquitectura se mantendrá hasta su versión Ubuntu 20.04 LTS (con soporte hasta el 2025).

La presión ejercida por la comunidad de «gamers», desarrolladores de Wine y de Ubuntu Studio (una versión de Ubuntu para el desarrollo y edición de audio/video que hace uso extenso de  librerías de 32 bits) en los foros durante el fin de semana, han logrado acumular fuerza suficiente para hacer que Canonical re considere su decisión.

Sin embargo Canonical ha dejado en claro que se vieron movidos a tomar la decisión  por cuestiones de seguridad y que habían considerado internamente el abandonar por completo la arquitectura de 32 bits desde el 2018.

El comunicado de prensa también advierte sobre el riesgo involucrado en la ejecución de paquetes de software que son «vigilados por muy pocos ojos». Recuerda también a sus usuarios, que la mitigación y prevención de Meltdown y Spectre en software de 32 bits es casi nula.

Si bien es cierto no se trata de una solución final al problema de la arquitectura de 32 bits y aplicaciones contemporáneas, compra el tiempo suficiente

A continuación el comunicado oficial:

Gracias a la gran cantidad de comentarios recibidos este fin de semana de jugadores, Ubuntu Studio y la comunidad WINE, hemos decidido cambiar de plan y construiremos paquetes de i386 de 32 bits para Ubuntu 19.10 y 20.04 LTS.

 

Nuestra comunidad pondrá en marcha un proceso que nos permita determinar qué paquetes de 32 bits son necesarios para continuar el soporte a software considerado «legacy»  y que nos permita agregar paquetes a esa lista después de su publicación, si es que dejamos de lado algo que era necesario.

 

Las discusiones de la comunidad a veces pueden dar giros inesperados, y este es uno de esos. La cuestión del soporte para x86 de 32 bits se ha planteado y se ha debatido seriamente en los foros de desarrolladores y de la comunidad de Ubuntu desde el 2014. Así es como tomamos decisiones.

 

Después de la versión de Ubuntu 18.04 LTS tuvimos extensos hilos en la lista de ubuntu-devel y también consultamos a Valve en detalle sobre el tema. Ninguna de esas discusiones levantó las pasiones que hemos visto aquí, por lo que sentimos que tuvimos suficiente consenso para el cambio en Ubuntu 20.04 LTS.

 

Creemos que es razonable esperar que la comunidad participe y podamos así encontrar el equilibrio adecuado al habilitar nuevas cualidades conservando las ya habilitadas.

Sin embargo, en este caso es relativamente fácil para nosotros cambiar de plan y habilitar de forma nativa en Ubuntu 20.04 LTS las aplicaciones para las cuales existe una necesidad específica.

 

También trabajaremos con los equipos de WINE, Ubuntu Studio y las comunidades de vídeo-juegos para implementar la tecnología de contenedores para abordar el tema de  «final de vida útil» de las bibliotecas de 32 bits; debería ser posible ejecutar aplicaciones antiguas en versiones más nuevas de Ubuntu. Snaps y LXD nos permiten tener entornos completos de 32 bits y bibliotecas integradas para resolver estos problemas a largo plazo.

 

Existe un riesgo real para cualquiera usuario que esté ejecutando software que ha sido objeto de pocas pruebas. El hecho es que la mayoría de los paquetes x86 de 32 bits apenas se utilizan. Eso significa menos ojos revisándolos y  en consecuencia, más errores.

 

El software contemporáneo continúa creciendo en tamaño, lo que dificulta incluso la creación de nuevas aplicaciones en entornos de 32 bits. Seguramente ha escuchado sobre Spectre y Meltdown, sepa que muchas de las mitigaciones de esos ataques no están disponibles para los sistemas de 32 bits.

 

Esto nos llevó a dejar de crear medios de instalación de Ubuntu para i386 el año pasado y considerar la posibilidad de abandonar esta arquitectura por completo en una fecha futura.

 

Siempre hemos tenido la intención de mantener la capacidad de los usuarios para ejecutar aplicaciones de 32 bits en Ubuntu de 64 bits; nuestros núcleos lo admiten específicamente.

 

Los desarrolladores de Ubuntu siguen comprometidos, como siempre, con el principio de hacer de Ubuntu el mejor sistema operativo de código abierto en computadoras de escritorio, servidores, nube y IoT. Esperamos con interés la participación continua de nuestros usuarios para continuar haciendo este principio una realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *