Cómo habilitar el entono gráfico en Debian

En Debian; como puede suceder en cualquier otra distribución Gnu – Linux, el proceso de instalación (por muy diversas razones que no valen la pena listar y que resulta ocioso enumerar aquí) puede terminar, de manera inesperada, con una pantalla negra (o entorno en «modo de terminal» o solo texto) y el prompt de interacción, pidiendo ingresar usuario y contraseña, siendo que en su lugar, el usuario esperaba encontrarse con el entorno gráfico. ¿Qué hacer?

El entono gráfico, se puede habilitar en tres pasos (o hasta en uno, dependiendo del entorno gráfico que quieras emplear) y los voy a explicar a continuación:

Antes de comenzar, es seguramente necesario instalar sudo. Para ello, escribe:

su

Y luego pulsa la tecla Enter. Ingresa la contraseña del administrador y pulsa Enter otra vez.

Ahora escribe:

apt install sudo

Y pulsa Enter. Eso instalará sudo. Aquí hay más información al respecto sobre cómo agregar tu usuario a la lista de sudoers.

1.- Instalando el servidor gráfico

Xorg, el viejo pero confiable servidor gráfico, hace justamente eso, habilitar el modo gráfico. Aunque suene tonto repetirlo: Sin instalarlo, está demás decir que no podremos salir del modo «solo texto». Para instalar Xorg y todas sus dependencias, ejecuta:

apt install xorg

Y luego pulsa la tecla Enter.

2.- Instalando el gestor de ventanas

Lo que hace este software, es controlar el estilo y apariencia de las ventanas que se dibujan en el entorno gráfico. Hay muchos gestores de ventanas, pero para ilustrar la guía, voy a instalar uno ligero: lightdm. Escribe:

apt install lightdm

Y luego pulsa la tecla Enter.

3.- Instalando el entorno gráfico o interfaz de usuario

El entorno gráfico o escritorio, proporciona una serie de herramientas que permiten al usuario interactuar con el ordenador, en Gnu – Linux hay muchos: KDE, Gnome, Cinnamon, Mate, XFCE, etc. Para ilustrar la guía, voy a instalar Mate:

apt install mate-desktop-environment

Y luego pulsa la tecla Enter. Terminado el proceso, puedes reiniciar el ordenador con:

reboot now

Y luego pulsa la tecla Enter.
Al reiniciar, deberías tener acceso al entorno gráfico. Si no ha sido así, seguramente se debe a problemas relacionados con el controlador de tu adaptador gráfico (tarjeta de vídeo).
Espero que esta breve guía te haya sido de utilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *