Cómo instalar Debian 9 Stretch [Ilustrado – Paso a paso]

En esta guía aprenderemos a instalar Debian 9 Stretch en nuestro ordenador, empleando la interfaz gráfica y el ISO Network Install. La explicación será paso a paso y al detalle, pensando en los usuarios novatos interesados en aprender Gnu-Linux. Cómo ya he dicho en temas anteriores, si algo no queda claro, por favor pregunta. En este sitio, nadie te va a hacer bullying por preguntar algo que pueda resultar obvio a usuarios más avanzados. Todos los comentarios son bienvenidos. Recuerda que no hay pregunta tonta, sino, tonto que no pregunta.

*Ya sabrán disculpar el molesto sello de agua presente en las imágenes que ilustran el tema, lamentablemente, hay algunos sitios que copian el contenido completo de estos tutoriales y los presentan como propios sin siquiera dar los créditos del caso. Mil disculpas de antemano.

Qué necesitamos?

Necesitamos el ISO llamado Network Install. Este ISO a diferencia de los otros, sólo incluye el sistema base de Debian, descargando todos los demás componentes según se especifiquen y requieran durante el proceso de instalación. El ISO lo puedes descargar directamente desde el sitio oficial de Debian. Abajo para hacer las cosas más fáciles, he incluido los enlaces directos a la sección de descargas de 64 bits, 32 bits y al sitio oficial de Debian.

Conexión a Internet. Sea Network Install o no, Debian siempre requiere de conectarse al Internet para buscar las versiones más actuales de los paquetes a instalar. No olvides de tener una conexión activa al Internet durante todo el proceso de instalación.

64 ó 32 Bits, cuál descargo?

Por regla general, si tu ordenador tiene más de 3 gb. de memoria RAM, descarga la versión de 64 bits, si tienes 3 gb. de RAM o menos, entonces descarga la versión de 32 bits.

Debian 9 de 64 bits Debian 9 de 32 bits Sitio oficial Debian

Cómo creo el medio de instalación?

Perfecto, si ya tienes el ISO de Debian correspondiente a la arquitectura de tu ordenador, puedes visitar esta otra guía que te explica las diversas formas de cómo crear un medio de instalación. Si vas a emplear un Flash Drive , te recomiendo Unetbootin. es mucho más fácil de usar, es un tanto más rápido y existe una versión para tanto para Windows como para Linux.

Cambiando la secuencia de carga.

El primer paso en el proceso de instalación, es el de permitir que nuestro ordenador haga carga o boot desde el medio de instalación que acabamos de crear. Esto lo puedes hacer o entrando al BIOS de tu ordenador o presionando durante el POST (Power On Self Test) la tecla que te permite cambiar esta secuencia sin entrar al BIOS (ambas usualmente se indican en una de las esquinas de tu pantalla). Consulta la documentación de tu ordenador o placa madre en la sección de Boot Sequence o Boot order.


El proceso de instalación.

El proceso de instalación de Debian, no tiene en absoluto nada de difícil ni complicado, pero como sucede con todo aquello a lo que nos enfrentamos por primera vez, puede complicarse en los detalles y claro, nunca esta demás una guía (a lo que llamo ” las rueditas de entrenamiento de bicicleta”) para hacer las cosas más fáciles.


Menú del Instalador.

Habiendo cargado tu sistema desde el medio de instalación, te encontrarás con una imagen muy similar a la que se muestra abajo. En ella, Debian nos ofrece el Menú del instalador. Es la primera pantalla que deberías ver si lograste re configurar con éxito la secuencia de carga.

Selecciona la opción Graphical Install.

Pantalla de bienvenida del instalador de Debian.

Seleccionando el lenguaje de la interfaz.

Las pantallas que siguen a continuación, nos permiten configurar nuestro futuro sistema operativo. En estas pantallas, podrás establecer idioma de la interfaz, teclado, nombres de usuario y contraseñas. Recuerda que llegado a este punto, debes contar con una conexión activa de Internet. En la pantalla visible a continuación, selecciona el lenguaje que se empleará para tu escritorio (es decir, los programas, menúes, interfaces, etc, todo aparecerá en el lenguaje que escojas) y luego haz clic en Continue.

Selecciona el lenguaje a emplear en tu interfaz.

Seleccionando tu país.

A continuación, selecciona tu país. Esto le permite al instalador asignar las opciones de localización (zona horaria, medidas de peso, distancia, moneda, etc) que aplican al país donde vives. Seleccionado tu país, haz clic en Continuar.

Selecciona tu país.


Distribución del teclado.

En esta pantalla, podrás determinar de que manera se van a distribuir las teclas de acuerdo a la configuración que elijas. El idioma del teclado NO tiene nada que ver con el idioma de la interfaz o tu ubicación geográfica. Tiene que ver sencillamente con los caracteres que se van a imprimir al presionar cada tecla. Digamos que tienes un teclado en inglés (sin Ñ ni tilde), al escoger la opción de Español o Latinoamericano, cada vez que pulses la tecla ; se imprimirá la letra ñ, adaptando así el teclado al lenguaje que selecciones. Puede ser también que tu teclado sea en Inglés y que quieras configurarlo para dicho idioma, simplemente selecciónalo de la lista. Haz tu selección y pulsa Continuar.

Selecciona el idioma para tu teclado.

Trabajando…

El instalador procederá a ejecutar una serie de rutinas previas al proceso de instalación en sí, como la detección y configuración de los adaptadores de red, descarga de paquetes adicionales necesarios para establecer las preferencias seleccionadas en los pasos previos. Nada más que explicar aquí.

Trabajando.

Identifica tu ordenador.

Esta pantalla te permite asignar un nombre personalizado para tu equipo, mismo que será visible en un entorno de red. Siendo hoy en día las redes caseras tan populares, esta opción te permite asignar un nombre personalizado de manera que puedas distinguir y encontrar tu ordenador dentro de la lista de computadores que forman parte de una misma red. No se admiten espacios en blanco ni caracteres especiales. Establece un nombre o deja el que aparece por defecto y pulsa Continuar.

Asigna un nombre que identifique tu ordenador en la red.

Configurando la red.

El dominio, no es más que un grupo de red exclusivo al que pertenecen un conjunto de ordenadores. En Windows por ejemplo, bien podría ser MSHOME o WORKGROUP. Si cuentas ya con una red casera, puedes establecer el nombre del dominio que empleas en tu red aquí. Si aún no la tienes y decides que esta es un buen momento para hacerlo, entonces, el nombre de dominio que establezcas, tendrá que ser agregado en todos los ordenadores que quieras sean parte de la misma red. Ordenadores que son parte del Dominio A, sólo podrán ver los ordenadores dentro de ese mismo dominio, más no aquellos en el Dominio B. Considérelo como una sub-red dentro de la red. Por supuesto estas son configuraciones más avanzadas, las explico para que puedas tener un mejor entendimiento de cada parte del proceso de instalación. Como queremos mantenerlo fácil y sencillo, bien puedes dejar el nombre en blanco o escribir lo que se te ocurra y luego pulsa Continuar. Ten en cuenta que de todas formas, estas opciones son configurables en cualquier momento y no únicamente durante la instalación.

Establece el nombre de dominio (si aplica).

Contraseña de Súper Usuario.

En GNU-Linux, existe lo que se conoce como Súper Usuario. Este, tiene los privilegios más altos en tu sistema y es lo que bien podrías llamar el Administrador. El Súper Usuario, tiene la capacidad de instalar y remover aplicaciones, hacer cambios en el sistema y agregar-eliminar otros usuarios. En fin, todas aquellas tareas que afectan al sistema y a todos los usuarios son administradas y/o modificadas por él. En la pantalla que se presenta a continuación, ingresa una contraseña y compruébala. Es sumamente importante que la recuerdes. La memoria puede ser muy frágil (sobre todo si estos son tus pininos en Linux) y no estaría de más que la escribas y guardes en un lugar seguro. De todos modos, te garantizo que la vas a emplear muy frecuentemente y la aprenderás en un santiamén. Si la olvidas o pierdes NO PODRÁS NI INSTALAR NI HACER CAMBIOS EN EL SISTEMA. Ingresada y verificada la contraseña del Súper Usuario, haz clic en Continuar.

Ingresa la clave para el Súper Usuario.

Configurando tu usuario.

A continuación, tendrás oportunidad de configurar tu propio usuario. En este campo en blanco, debes de escribir tu nombre real. Juan Pérez por ejemplo. La única finalidad de esta configuración, es la de identificar adecuadamente a los usuarios del ordenador. Escribe tu nombre y pulsa Continuar.

Ingresa tu nombre real o el nombre de la persona que va a emplear el equipo.

Asignando un nombre de usuario/cuenta.

Establecido el nombre real, vamos ahora a crearle una cuenta de usuario. Aquí puedes establecer el nombre de cuenta que quieras. Por ejemplo, para el usuario Juan Pérez, bien podría crear la cuenta llamada “xatoradorx” o “juanperez”. Este nombre de usuario/cuenta, es el que tendrás que usar al iniciar sesión en Linux. Seguramente te estas preguntando por que este arroz con mango de usuarios y claves. Pues la respuesta en bien sencilla. El Súper Usuario (aquel que creamos hace sólo unos minutos atrás), es el amo y señor de tu ordenador. Como ya sabes, es el único capaz de modificar el sistema. El usuario que estamos creando en este paso (el de nombre real, mismo al que le estamos creando una cuenta en estos momentos) no es nada más y nada menos que un simple vasallo. Sólo puede usar el ordenador sin hacer modificaciones en él. Esta es la forma en que trabaja Linux. Pero no te preocupes, no es que tengas que salir y entrar de tu sistema operativo GNU-Linux para cambiar de usuarios cada vez que quieras modificar algo en él. En Linux, existe un comando capaz de invocar al Súper Usuario (o de asignarle a tu usuario privilegios de Súper Usuario)desde tu usuario actual y hacer modificaciones en el sistema. La verdad es que suena más confuso de lo que realmente es, ya verás que no es nada del otro mundo y esto que parecía complicado o engorroso es súper sencillo en la práctica. Asigna un nombre de cuenta para el usuario real (no se permiten espacios en blanco ni caracteres especiales) y pulsa Continuar.

Asigna un nombre para tu cuenta.

Asignando una clave para la cuenta.

Creados ya el usuario real y su cuenta, sólo queda establecer su contraseña. Esta es la contraseña que emplearás para iniciar sesión (tal y cual lo haces en Windows, prendes la PC, haces clic en el la cuenta a emplear y escribes su contraseña). Claro, la idea es la de proteger el acceso a tu cuenta, así nadie podrá husmear tu historial web y averiguar si estabas viendo mucho pr0n. Ingresa una contraseña para tu cuenta, compruébala y pulsa Continuar.

Ingresa y verifica una clave para tu usuario.

Configurado el reloj.

Selecciona la región dentro del país en el que vives, de esta manera Debian será capaz de configurar automáticamente la zona horaria y el reloj. Selecciona tu zona horaria y haz clic en Continuar.


Detección y particionado de discos.

Debian comenzará la detección de los discos presentes en tu sistema y acto seguido te presentará las opciones de particionado de disco. Selecciona la primera opción y pulsa Continuar.

Selecciona la primera opción y clic en Continuar.

 


Selección del disco de destino.

Debian te mostrará una lista con todas las unidades de disco presentes en tu sistema. Si tienes más de un disco duro instalado en tu ordenador, podrás verlos en esta pantalla. Sólo te pido tengas especial cuidado al momento de seleccionar la unidad de destino, pues toda la información y su contenido se perderán para dar lugar a la instalación de Debian. No soy en absoluto responsable si a consecuencia de un error al seleccionar el disco duro, pierdes toda tu colección de fotos de Justin Bieber… Selecciona el disco de destino y clic en Continuar.

Selecciona el disco y clic en Continuar.

Particionado.

Acto seguido, Debian te presenta las opciones para el disco duro que seleccionaste en el paso previo. La primera opción esta más que bien pero de todas formas, voy a explicar de qué se trata esto de las particiones. Tu disco duro, puede ser dividido en varios discos lógicos. Distribuciones GNU-Linux más avanzadas, usualmente particionan el disco en 2 ó 4 de estos discos. Un disco para la carpeta HOME (donde se almacena toda tu información personal: fotos, música, etc.), un disco para el ROOT o los ficheros de sistema, un disco para BOOT o los ficheros de carga y un último disco para el fichero de intercambio o SWAP. De esta manera, cada uno de ellos funciona en su propio disco y de manera independiente a los demás. Particionar el disco puede ser algo complicado para usuarios novatos y por demás frustrante si algo sale mal. En definitiva será un tema a tratar en un próximo tutorial, mismo que te servirá como un anexo de este. Como queremos mantenerlo fácil y sencillo, selecciona la primera opción: Todos los ficheros en una partición y pulsa Continuar.

Todos los ficheros en una partición y pulsa Continuar.

Confirmando la selección.

Debian nos permite hacer una revisión antes de proseguir con los cambios en el disco y nos presenta un resumen de lo que está a punto de llevar a cabo. En la imagen de abajo, puedes ver (al costado del símbolo >) que mi disco será particionado en 2: Todos los ficheros en una partición de 6.4 GB y el fichero de intercambio en otra partición de 2.1 gb. En tu caso, verás algo similar pero lógicamente el tamaño de las particiones será distinto. Selecciona la opción indicada y haz clic en Continuar.

Selecciona la opción indicada y haz clic en Continuar.

Modificando el disco.

Debian te presenta nuevamente el resumen de tu selección previa y finalmente te da la opción de escribir los cambios en el disco. Es un procedimiento normal y se hace por precaución debido a lo importancia de lo que involucra. Si todo es correcto y estas 100% seguro de los cambios que se van a efectuar, selecciona SI y haz clic en Continuar.

Selecciona SI y clic en Continuar.

Trabajando…

El proceso de escritura en los discos da inicio. Los cambios especificados en el paso previo, son implementados y el disco duro es re particionado. Comienza el copiado de los ficheros del sistema base. El proceso más esencial de la instalación de Debian ha dado inicio.


Extras

Ahora el instalador nos da la opción de emplear medios de instalación adicionales, pero este no es nuestro caso, pues nosotros vamos a descargar unicamente los paquetes que vamos a emplear directamente desde los servidores espejo Debian. De esta manera también garantizamos que nuestra nueva instalación, tendrá las versiones más actualizadas de estos paquetes. Selecciona No y haz clic en Continuar.

Selecciona No y haz clic en Continuar.

Con la finalidad de encontrar un mirror o réplica (servidor desde donde se descargaran los ficheros) más cercano (para si obtener una conexión más rápida para la etapa que esta a punto de comenzar), el instalador de Debian te permite escoger tu país de la lista que veras a continuación. Si por alguna razón tu país no aparece en esta lista, selecciona el país más próximo al tuyo.


Seleccionando la ubicación del servidor de descargas.

Con la finalidad de encontrar un mirror, réplica o espejo (servidor desde donde se descargaran los ficheros) más cercano (para si obtener una conexión más rápida para la etapa que esta a punto de comenzar), el instalador de Debian te permite escoger tu país de la lista que veras a continuación. Si por alguna razón tu país no aparece en esta lista, selecciona el país más próximo al tuyo.

Selecciona tu país o el país más próximo al tuyo. Clic en Continuar.

Seleccionando una réplica.

Seleccionado el país, el instalador te presentará una lista con los servidores FTP (File Transfer Protocol / Protocolo de Transferencia de Ficheros o Archivos) disponibles en ese país. Sucede que muchas veces los servidores pueden estar en proceso de mantenimiento, no estar sincronizados o pueden experimentar dificultades técnicas que les impiden servir los ficheros que necesitamos. Si ese es el caso, el instalador te lo hará saber y te devolverá a esta misma pantalla para que puedas escoger otro servidor. Escoger el primero de la lista usualmente está bien. Clic en Continuar.


Proxy?

Si requieres de un proxy para salir al Internet, puedes escribirlo en el campo en blanco que aparece a continuación. Si no sabes que es un Proxy, lo mas seguro es que tampoco emplees uno. En todo caso, deja ese espacio en blanco y haz clic en Continuar.

Selecciona Proxy (si aplica) y clic en Continuar.

Trabajando…

Debian comenzará a configurar el gestor de paquetes, mismo que nos permitirá llevar a cabo algunas selecciones en breve.

Debian comienza a configurar el gestor de paquetes.

El concurso de popularidad.

Con la finalidad de obtener datos estadísticos que les permiten a los desarrolladores de Debian determinar que paquetes son los más populares, se ha implementado un script que envía automáticamente esta información 1 vez por semana. Los resultados de la encuesta los puedes ver en Debian Popularity Contest. Este script no afectará en absoluto el rendimiento de tu sistema. La decisión de activar o no esta característica la dejo a tu criterio. Selecciona tu respuesta y haz clic en Continuar.

El Popularity Contest de Debian. Haz tu selección y clic en continuar.

Selección del escritorio o interfaz.

Debian ha incorporado durante los últimos años dos escritorios adicionales a los ya existentes. Se trata de MATE y Cinnamon, ambos desarrollados por el equipo de Linux Mint (aunque cabe recalcar que MATE fue un fork de Gnome 2, desarrollado en su totalidad por Perberos). Podemos separarlos en dos grupos. Mate, LXDE y XFCE han sido desarrollados para correr muy bien en ordenadores de bajos recursos, que no tienen un adaptador grafico potente o que cuyos administradores no quieren hacer uso de controladores privativos de video. Cinnamon, Gnome y KDE, por el contrario, requieren de un ordenador con mayores recursos y sacan partida de la aceleración grafica. Si bien es cierto esta no es completamente indispensable, se benefician mucho de ella. Instalar una interfaz de usuario avanzada como estas últimas y no emplear aceleración gráfica hace muy poco sentido, aunque es viable si se trata de tu escritorio favorito y quieres correr sólo software libre. Para ilustrar el tutorial, voy a seleccionar MATE.

Nota: Si no planeas imprimir con este ordenador, o compartir impresoras, puedes desmarcar la casilla de Servidor de impresión.

Escoge la interfaz de usuario de tu preferencia y haz clic en Continuar.

Escoge la interfaz de usuario de tu preferencia y haz clic en Continuar.

Trabajando…

La descarga de los componentes que forman parte de nuestra instalación ha dado inicio. Esta parte puede tardar un poco y va a depender de la velocidad de tu conexión a Internet. En este punto, no se requiere intervención del usuario, así es que puedes aprovecharlo en ir a estirar las piernas un rato.

No queda más que esperar…

Grub.

Grub es el gestor de arranque de GNU-Linux y es requerido para completar tu instalación. Grub es el que se encarga/permite la selección/instalación de múltiples sistemas operativos en tu ordenador, mostrándote un menú en la carga del sistema para que puedas escoger cual iniciar. Este es un tema que por supuesto vamos a tocar, pero su complejidad, hace necesario dedicarle un tutorial aparte. Selecciona SI y clic en Continuar.

Selecciona SI y haz clic en Continuar.

Seleccionando el disco para GRUB.

Aquí, tendrás que seleccionar el disco desde el cual arranca tu sistema, de tal suerte que el instalador pueda escribir GRUB en el MBR (Main Boot Record o Sector Principal de Carga) de este disco. Así, la siguiente vez que inicies ordenador, GRUB podrá ser leído y al cargar, te mostrará todas las opciones de carga, que dicho en castellano, es la lista de los sistemas operativos presentes (o por lo menos detectados) en tu ordenador, además de ciertas opciones para la solución de problemas. Selecciona el disco para instalar GRUB y haz clic en Continuar.

Selecciona el disco para instalar GRUB y haz clic en Continuar.

 


Fin de la instalación.

Luego de haber escrito GRUB en el disco de arranque, el instalador te mostrará esta pantalla. En este punto, la instalación ha concluido. Lo único que queda por hacer es hacer clic en Continuar para que el instalador Debian re inicie el ordenador. No olvides retirar el medio de instalación.

La instalación ha terminado.

Carga de GRUB

A continuación, luego del reinicio del ordenador, deberías de poder ver algo más o menos como esto. Puede que tengas más entradas o ítems en la lista, pero eso dependerá de si tienes o no sistemas operativos adicionales en el ordenador. Selecciona la opción de Debian y pulsa ENTER.

Selecciona la opción de Debian y pulsa ENTER.

 


Iniciando sesión

Cuando el ordenador re inicie, tu nuevo sistema operativo Debian cargará. ¿Recuerdas la cuenta que creamos durante el proceso de instalación? Ahora es momento de seleccionarla e ingresar la contraseña que estableciste para ella. Hecho esto, ingresarás por fin a tu interfaz gráfica, aquella que hayas escogido durante la etapa llamada Selección de escritorio interfaz.

 

Eso eso todo. Ojala hayas podido llegar hasta este paso sin problema alguno. Si haz seguido los pasos uno a uno, todo tendría que haber salido bien. Ahora puedes familiarizarte con tu nueva interfaz. Abajo, en la sección llamada Temas que podrían interesarte, he incluido algunos temas relacionados que bien podrían beneficiarte.

Suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *